Las prisioneras del Pedregal (cárcel y penitenciaría de mujeres de Medellín) Wendy y Dunia fueron separadas del patio en donde vivían y desde entonces han intentado todos los medios legales para poder estar cerca en prisión, lo que es un encuentro sexual de una hora al mes (visita íntima). Todas las peticiones fueron ignoradas, el conducto regular” no funciona.

Wendy hizo un roto en el techo del patio en el que vive (patio 4) para pasar al patio donde vive su amada (patio 5).

Hoy, 7 de abril de 2016, las mujeres de todos los pabellones de la prisión permanecen castigadas, recluidas en sus celdas, sin poder acceder a la sociabilidad interna de la cárcel en los patios, ni a la comunicación telefónica con el exterior. Todo este castigo colectivo se da para generar repudio hacia el acto de amor de Wendy, y romper los lazos de solidaridad entre las otras mujeres privadas de la libertad. Y esto sucede precisamente el día en que parte del país celebra la aprobación del matrimonio igualitario.