Deja un comentario

El trabajo de base como principio, táctica y estrategia constante

La lucha libertaria por la emancipación total tiene raíces en la base misma de la pirámide social capitalista: en las clases explotadas. El trabajo de base, como propuesta de praxis pero también como objetivo político, es la bandera que ha levantado el anarquismo desde las voces combativas de luchadoras populares a lo largo de su historia.

trabajodebase2.jpg

La lucha libertaria por la emancipación total tiene raíces en la base misma de la pirámide social capitalista: en las clases explotadas. El trabajo de base, como propuesta de praxis pero también como objetivo político, es la bandera que ha levantado el anarquismo desde las voces combativas de luchadoras populares a lo largo de su historia.

Contrario a las prácticas guiadas por la necesidad de tomarse el poder, las organizaciones libertarias han forjado a través de su discurso y sus acciones una manera antiautoritaria de entender la revolución, donde las decisiones de abajo a arriba son la pauta básica, para de hecho, efectuar cualquier acción. Pero… ¿Qué es el trabajo de base?

Entendemos el trabajo de base como un conglomerado de prácticas que promovemos a través de la acción misma en los espacios cotidianos donde residimos, estudiamos, trabajamos o nos movilizamos, al igual que en sus procesos organizativos (asambleas, coordinadoras, sindicatos, etc.). Esta acción política diaria pretende contagiar la praxis libertaria en el contexto social donde desarrollamos nuestra militancia, buscando avanzar hacia la construcción de sujetos activos de intención revolucionaria. Para nuestra especificidad, el trabajo de base lo ejercemos en los salones de clase, las asambleas locales donde participamos y los espacios de coordinación de las mismas, interconectando nuestra visión con la lucha social que llevan las trabajadoras del campo y la ciudad, en los barrios y demás barricadas de resistencia popular.

Como libertarias organizadas en el GeA promovemos la participación activa y critica en los espacios de base, es ahí donde centramos nuestra militancia, sin embargo, no consideramos el trabajo de base como un fin en sí mismo (lo cual nos puede llevar a un gremialismo despolitizado), por el contrario lo entendemos como una herramienta que permite vincularnos en espacios de coordinación entre diferentes procesos autónomos al interior del movimiento estudiantil, además de avanzar por fuera de la universidad y radicalizar las luchas por demandas concretas hacia la transformación de la realidad que nos rodea. A diferencia de otras estrategias de lucha desde abajo, donde “nos insertamos en las asambleas” estando a priori por fuera, creemos que el trabajo de base es reconocerse a sí misma como un sujeto revolucionario.

Cabe anotar que es diferente desarrollar la inserción social a hacer una simple participación en espacios de base: En el primer caso se promueven prácticas libertarias desde la militancia participativa y fuerte, avanzando hacia la construcción con procesos asamblearios y hacer de ellos herramientas efectivas de lucha contra el Estado y el capital; en el segundo caso, la mera asistencia, vacía de contenido político, no garantiza un carácter horizontal ni mucho menos permite avanzar hacia un mundo nuevo, por el contrario nos aísla de las posibilidades de construir otra visión de sociedad.

¿Qué son esas “prácticas libertarias”?

ImagenLa contextualización, como eje transversal para nuestra militancia, nos ayuda a hacer el quehacer libertario más fluido y dinámico: revisar minuciosamente las condiciones que permean un centro de estudios, la correlación de fuerzas presente en sus formas organizativas y los momentos de mayor movilización, permiten tener una idea más clara de cómo actuar. Para el trabajo de base no existen recetarios universales, ni mucho menos un “ABC” de cómo desarrollar la práctica anarquista en el movimiento social, la militancia misma va enseñando, a partir de ensayos y errores, a ser buenas dinamizadoras de los procesos estudiantiles. El clasismo y la combatividad como prácticas presentes en palabras y acciones, radicalizan las demandas del estudiantado y le permiten unir brazos junto a las trabajadoras del campo y la ciudad, sumado a ello propendemos por la promoción de la horizontalidad, el asamblearismo y el federalismo como principios para el desarrollo de cualquier espacio gremial y la acción directa popular como negación de la autoridad coercitiva sobre los individuos.

Pero no es el trabajo de base por las bases mismas, ni mucho menos creer que una asamblea horizontal tiene la verdad, la luz y el camino por el hecho de ser antiautoritaria, muchas veces las discusiones se pueden tornar superfluas, repetitivas y no arrojan resultados ni siquiera en el corto plazo, por eso para nosotras como Grupo es importante la politización y la cualificación de la base estudiantil, tanto de quienes hacen parte de los procesos organizativos como de quienes son indiferentes a los mismos: la formación militante y el estudio constante, promovidos de manera creativa y didáctica, crean las condiciones para que un espacio gremial pueda encarar coyunturas y dificultades que se le presenten, permitiéndonos cuestionar el vanguardismo y protagonismo desmedido de compañeras de otras organizaciones, por el contrario, los espacios de base se acercaran a la solidaridad, al apoyo mutuo y la acción colectiva como mecanismos de cohesión y construcción de unidad.

Las asambleas de base, para nosotras, son espacios que están abiertos a todas las personas interesadas en participar y que mantienen relación estrecha con el territorio o gremio de donde nace el proceso, en su seno se encuentran las más diversas corrientes de pensamientos y hasta personas independientes con un tanto de apatía hacia la transformación social, concebimos esta diversidad como algo positivo y necesario para poder construir desde abajo, siempre y cuando los principios sobre los cuales se gesta la unidad en la acción sean los ya mencionados. Sin embargo encontramos lazos de fraternidad con otras compañeras revolucionarias, desarrollando programas y acciones con ellas hasta donde la perspectiva a largo plazo lo permita, estas alianzas tácticas con otros sectores de la izquierda estudiantil se da en la medida en que nos encontremos en el trabajo y no en postulados ideológicos -de cuando en cuando abstractos-. No pretendemos la hegemonía del anarquismo en las luchas populares ni mucho menos cerrarnos a la construcción con las demás, por el contrario buscamos que los programas políticos sean afines en la medida de lo posible, sin que ello involucre la adaptación de nuestros principios o el abandono de la praxis ácrata, nuestro deber es hacer la revolución lo mas antiautoritaria, en la medida en que tengamos una organización operativa, horizontal y cohesionada.

Sabemos que no somos las primeras ni las únicas en plantearse estas banderas de lucha, por eso la construcción desde abajo debe traspasar las fronteras, reconociéndonos como hermanas de lucha con otras organizaciones libertarias estudiantiles a nivel internacional, apoyando sus luchas, intercambiando visiones y solidarizándonos constantemente, hacemos del internacionalismo un practica verdadera y no de papel. De igual manera construimos caminos de unidad con compañeras ácratas que se encuentran militando en otras luchas populares y con las cuales nos encontramos en el trabajo territorial; La unidad entre militantes libertarias sociales se da en la medida en que se consolide cada proceso: no es la unidad por la unidad, es la unidad en el trabajo, basada en consensos políticos y tácticos, reconociendo la diversidad como factor positivo cuando creemos en la acción y responsabilidad colectiva como ejes transversales para la organización.

Nos proyectamos como una organización que pretenda consolidarse como una tendencia estudiantil libertaria a nivel nacional, promoviendo la articulación de los procesos de base en niveles de coordinación más allá de lo local donde mantengamos una militancia activa, por eso nos reconocemos como una corriente político-social antiautoritaria de intención revolucionaria, que partiendo de los principios del anarquismo social y organizado avance hacia un horizonte comunista libertario, donde el Estado, el capitalismo y la opresión sean cosas del pasado.

 Related Link: http://grupoestudiantilanarquista.wordpress.com/2013/05…ante/

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: