Deja un comentario

Las razones detrás del conflicto en el Cauca

 

Ante la agudización de las acciones bélicas de los últimos días en  el
Cauca, cabe la pregunta por cuáles son las razones para la
concentración del conflicto en este departamento del país. Este
contexto deja entrever un conjunto de factores que determinan el curso
de las acciones de guerra en el país, por lo tanto la situación que
está viviendo el departamento del Cauca, ampliamente cubierta por los
medios de comunicación, merece un análisis estructural. Si bien
mediáticamente se ha evidenciado un incremento del conflicto en los
últimos días, esta ha sido una situación permanente en el departamento
en los últimos años.

La situación de conflicto en el Cauca es cada vez más grave,
diariamente se producen ataques, enfrentamientos, asesinatos y
amenazas, donde se perjudica directamente a la población civil. Uno de
los casos más recientes fue la explosión de un artefacto explosivo de
fabricación artesanal, conocido popularmente como Tatuco junto al
puesto de salud de la IPS Indígena en  el municipio de Toribío. Se
trataba de  un nuevo ataque por parte de la Guerrilla de las FARC-EP
contra una estación de la policía, un bunker ubicado en medio de las
casas de la población civil. Sus habitantes duraron cuatro días bajo
el fuego cruzado, dejó 14 personas heridas, 40 casas afectadas y
aproximadamente 800 desplazados. El acumulado total  son cerca de 400
tomas guerrilleras en Toribio, más los muertos, heridos, desplazados,
viviendas destruidas y  campos minados. El 6 de julio de 2012 tras una
explosión y combates en el municipio de Miranda  dejaron cuatro
heridos, entre ellos dos niños, uno murió.  Estos entre los  varios
combates de los últimos días.

Un análisis del conflicto vivido en el Cauca en los últimos momentos,
nos lleva a ubicar 5 razones fundamentales por las cuales en la
actualidad el conflicto se concentra en esta región.

1.      Megaproyectos

La presencia de mega proyectos en el departamento, fundamentalmente
minería,  creación de la zona franca y el monocultivo de Caña, parecen
estar ligadas al incremento del conflicto. En el Cauca existe una
avanzada de la agroindustria de la caña que posee y explota el 70% del
territorio fértil del Valle del Cauca, su vecino geográfico. Al
territorio del Cauca, también lo cerca, la recién creada zona franca
del Norte del departamento, la cual le da beneficios tributarios a más
de 130 empresas transnacionales que se asentaron en esta región con la
implementación de la Ley Páez (Ley 218 de 1995).

El recrudecimiento del conflicto armado coincide con la entrega a las
más poderosas empresas transnacionales mineras, como la Anglo Gold
Ashanti, Cerromatoso y Carboandes, más de 1200 solicitudes de títulos
de exploración minera en el departamento del Cauca, que podrían cubrir
más de 1 millón 600 mil hectáreas, que configuran el 56% de su
territorio. Hay concesiones mineras en los municipios caucanos de
Almaguer, Bolívar, La Sierra, Suárez y Buenos Aires, en los cuales se
han generado graves crisis ambientales, de desplazamiento de
comunidades  y violaciones a los derechos humanos, sociales,
culturales y ambientales, que han generado desplazamiento de
comunidades y crisis humanitaria en las zonas de impacto de las
transnacionales mineras.

Se percibe una relación de conflictos mineros con la presencia de
actores armados ilegales y la militarización de territorios, en
particular la creación de unidades militares especializadas en la
custodia y protección de los proyectos minero-energéticos y de
batallones de alta montaña en territorios indígenas.

2.      El Cauca es un corredor estratégico.

El Cauca es parte de un corredor estratégico de movilidad de armas y
droga, que comunican a los departamentos del Cauca, al Tolima y el
Valle del Cauca.  Gran parte de las rutas de envío de drogas ilícitas
y los canales comerciales para armamento y contrabando se consolidan
en Buenaventura. Así, la cadena del negocio ilegal se expande en una
ruta que recorre desde el Norte del Valle hasta las salidas al
pacifico. La geografía del corredor desplegada en el departamento,
cubre territorios estratégicos,  no se limitan al dominio de la
carretera Panamericana y las salidas al mar. En este momento el Cauca
es un corredor en disputa por los actores armados ilegales
fundamentalmente por el control del tráfico de drogas.

3.      Resistencia histórica del movimiento social caucano

El Cauca se destaca también por ser uno de los departamentos de mayor
movilización social y resistencia del país. En cuanto a la dinámica
del movimiento social en el Cauca podemos caracterizar desde 2004 a
2011 una serie de movilizaciones conjuntas del movimiento social, que
nacieron  con la  Cumbre Nacional de Organizaciones sociales realizada
en el 2004.  En este periodo también se destacan la  consulta popular
sobre el TLC en el 2005 cuyo resultado fue una oposición del 98% a la
implementación del tratado, el proceso de liberación de la madre
tierra, especialmente las tomas de las haciendas La Emperatriz y Japio
en los años 2005; la Cumbre Nacional de Organizaciones sociales en
2006,  la propuesta de Parlamento Indígena en el 2007, la Minga de
resistencia social y comunitaria, la cual inició con una  marcha entre
el Cauca y Bogotá el 12 de octubre de 2008, en la cual  también
confluyo un sonado paro laboral de los corteros de caña ese año y  el
congreso de tierras, territorios y soberanías en Cali en 2011. En
estos hechos el movimiento social Caucano, disputó el modelo de
desarrollo implantado y ganó un reconocimiento en esta labor.  Parece
que hoy a través de la Militarización de la zona  el sistema hace un
ajuste de cuentas y les cobra la resistencia pacífica con muertos.

En este periodo también se destacan las movilizaciones y propuestas
ligadas a la paz, que aunque existían desde antes, se visibilizaron
más, ejemplo de ello fue la declaración de Toribio en 2011 y el
repunte y fortalecimiento de la guardia indígena. Esto  ligado a su
apuesta por la construcción de la autonomía del movimiento indígena,
que rechazaba por igual la presencia de actores armados ilegales y
legales, pidiendo la salida de sus territorios de la policía, del
ejército  y la guerrilla. Pero los actores armados realizan lo
contrario a la petición de los pueblos indígenas de autonomía: la
guerrilla hace más presencia, recluta más y al tiempo se nota una
mayor  penetración del pie de fuerza de los militares y la policía y
la creación de batallones de alta montaña en los territorios
indígenas.

4.      Presencia histórica de las insurgencias

Los últimos meses ha habido un incremento de hechos de conflicto en el
departamento del Cauca. Pero la presencia de las guerrillas en el
departamento es histórica. En el Cauca han ejercido presencia todos
los grupos guerrilleros: Las  Fuerzas Armadas Revolucionarias de
Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército
Popular de  Liberación (EPL), el Movimiento 19 de Abril (M-19), el
Movimiento Quintín Lame, el  Movimiento Jaime Bateman Cayón, el
Comando Ricardo Franco Frente-Sur, el Partido  Revolucionario de los
Trabajadores (PRT) y el Comando Pedro León Arboleda.  Actualmente,
las FARC  se mueve  con el sexto frente, el octavo frente, la columna
móvil Jacobo Arenas y la columna Arturo Ruiz. El ELN  tiene presencia
con la compañía  Milton Hernández y  la Columna móvil Camilo Cien
Fuegos, con reducida actividad militar.

A esto hay que sumarle los hechos de finales del año pasado cuando el
día 4 de noviembre de 2011, 24 helicópteros del Ejército Nacional
bombardearon indiscriminadamente las veredas: La Florida, Agua Sucia,
Chirriadero y Yarumal del Resguardo Indígena de Honduras en el Norte
del Cauca.   Este  mismo día en Chirriadero, dieron de baja a ‘Alfonso
Cano’, comandante de las FARC propinándole el más duro golpe a las
FARC en toda su historia. Por ello para las FARC mantenerse en
actividad en esa zona puede ser una asunto de honor

5.      Posición geopolítica del Cauca

Además de ser un corredor, la posición del Cauca es estratégica,
ejemplo de ello es la vinculación directa del Cauca en los procesos de
integración económica del Pacífico. De hecho Colombia empieza a ser
parte del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), espacio
articulado al concejo empresarial de la cuenca del pacífico (PBEC). Lo
cual implica en términos físicos, la creación de un corredor
internacional en el pacífico colombiano. Lo cual, se corresponde con
la dinámica de la economía capitalista mundial y su tránsito del
atlántico al pacífico.

Otro ejemplo de la posición estratégica del Cauca es  la cercanía de
estos territorios a Cali, la tercera ciudad más grande del país. Entre
Toribio y Cali  hay menos de 90km. Esto muestra el interés de las FARC
de permanecer en el territorio al tiempo que  al Estado y sus fuerzas
armadas les incomoda dicha  presencia que puede ser entendida por la
opinión pública como una señal de flaqueza de  la política de
seguridad del actual gobierno.

El gobierno nacional lanzó su plan de guerra “Espada de Honor“; una
reingeniería a la estrategia militar que se había desarrollado en los
últimos 12 años, los objetivos del plan se pueden resumir en tres:
primero, reducir las tropas y frentes de las FARC a la mitad de ahora
hasta el 2014; segundo, reducir los indicadores de violencia en 15%; y
tercero aumentar la gobernabilidad y la presencia estatal en el
territorio. En el marco de este plan se refuerzan  las Fuerzas de
Tarea del ejército en departamentos como el Cauca. Uno de los
escenarios donde mayor presencia y capacidad militar tiene las FARC.

La idea del Ejército con el plan de guerra “Espada de Honor” es una
presencia más directa en el territorio para ganarse a la población o
para dividirla. Lo cual claramente viola los derechos humanos al
involucrar a la población civil en el conflicto, además de dejar  el
amargo sabor de pensar que la población civil es un instrumento de la
guerra. Así por ejemplo se creó la Fuerza de Tarea Apolo en el Norte
del Cauca,  estas Fuerzas de Tarea no tienen una territorialidad clara
así estén adscritos a una zona, por lo que las posibles violaciones de
derechos humanos y DIH no tendrán dolientes y se puede diluir la
responsabilidad institucional.

La barbarie de las acciones bélicas de todos los actores son cada vez
más frecuentes en 16 de los 42 municipios del departamento. Los
municipios de Villa Rica, Caloto, Toribío, Corinto, Miranda, El Tambo,
Argelia y Guapi, son los más afectados y en los que se presentan
ataques con mayor frecuencia. Es evidente como en esta zona del país
se ha vulnerado  los Derechos Humanos y el Derecho Internacional
Humanitario – DIH.

Las comunidades Caucanas intentan escapar de la violencia, pero por
estas razones e intereses económicos de la verdadera violencia, no
pueden escapar, quedando en medio del fuego cruzado.  En estas
circunstancias, la apuesta del pueblo Nasa de sacar de sus territorios
a todos los grupos armados, tanto a la guerrilla como a la Fuerza
Pública es relevante y se destaca como un gran ejemplo de resistencia
pacífica. El conflicto arroja anualmente cientos de muertos entre
militares,  guerrilleros y civiles, construir un escenario de paz y
dialogo seguramente será más rentable para la sociedad colombiana.

Fernanda Espinosa Moreno
Historiadora- Est. Maestría en Estudios Políticos, Universidad Nacional.

Investigadora Asociación MINGA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: