Deja un comentario

Entre la utopía, la realidad y el mal menor.

 

Texto escrito por un miembro del Grupo Anarquista Bifurcación frente a las elecciones de octubre de 2.011.

Entre la utopía, la realidad y el mal menor

“Político, s. Anguila en el fango primigenio sobre el que se erige la superestructura de la sociedad organizada. Cuando agita la cola, suele confundirse y creer que tiembla el edificio. Comparado con el estadista, padece la desventaja de estar vivo.”

Gobierno: Cronos moderno que devora a sus propios hijos. La encomienda de sazonarlos a su gusto la tiene el clero.”

Ambroce Bierce, Diccionario del Diablo

Cada vez que se acerca el tiempo de elecciones, salen a relucir los contrastes entre las diversas opiniones sobre el tema, por nuestra parte como abstencionistas y enemigos de la democracia del capital, optamos por no votar.

Curiosamente dentro de sectores “libertarios” y otros grupos revolucionarios hay personas que piensan que votar es un ejercicio de hacer política que tiene plena validez, incluso contradictoriamente este discurso lo arrullan  algunas personas que proponen generar procesos  “desde abajo”.

¿Cómo se puede pretender un ejercicio de construcción social desde abajo, si somos nosotros mismos  los que delegamos nuestra capacidad constructiva en manos de los políticos profesionales?

En medio de un panorama tan complejo como el que se vive en este convulsionado país, este país del realismo trágico, hay gente que piensa que el denominado “mal menos peor” es una opción válida y con la misma ingenuidad piensa que las estructuras dominantes dejan que la oposición parlamentaria haga su trabajo, pero, para mala fortuna de  estos “realistas” de la política su “oposición” parlamentaria termina acentuando los rasgos del poder o en su defecto adhiriéndose al discurso y a los planteamientos de sus viejos contrincantes. Muy pocos, quizás una minoría ínfima sigue fiel a sus principios, por lo general terminan siendo aislados,  asesinados, estigmatizados o siendo garantes de que en Colombia si se puede hacer oposición.

Hace algún tiempo cuando Lucho Garzón se lanzó a la alcaldía de Bogotá mucha gente critico la postura que asumimos varios procesos y compas de negarnos a votar, de prolongar la farsa de Lucho, prolongándola de los sindicatos a la política de partidos, pues como bien se sabe siempre fue un rompehuelgas. Aquellos que no estuvieron de acuerdo con nuestra postura nos trataban de “dogmáticos”, de tener pensamientos obtusos, de no  entender lo para ellos era la realidad política y la lucha “desde dentro”; pese a sus severas afirmaciones, el tiempo nos demostró que si entendíamos algo de la realidad de este país y es que el camino de las urnas no logra un cambio, bueno, quizás cambia a la gente que se presta para ese juego, cambia la autonomía de las organizaciones por la mendicidad institucional, entro otras bondades. Elegir a tus explotadores no te hace mas libre

Muchas veces se nos califica como utópicos por nuestro pensar sobre las urnas y entre ese coro el ala más liberal de los “libertarios” en conjunto con sectores de izquierda profiere sentencias referentes a que nosotros no entendemos los tiempos actuales, que nos quedamos pensando en el siglo XIX,  que el hecho de votar, o sea delegar poder sobre un funcionario del estado, no está del todo mal y que obedece a una decisión personal y/o coyuntural. Nos preguntamos ¿Delegar, aprobar que otros nos gobiernen no va en contradicción del espíritu anti estatal anarquista? ¿Dejar que otros suban al poder no rompe las dinámicas de construcción política horizontal? ¿Si le apostamos a la política de partidos a que cambio le estamos apuntando? ¿Pensamos en ser biempensantes, reformadores o revolucionarios?

Cuando ciertos sectores nos  califican como una especie de mal derivado de la falta de atención e interpretación del panorama político, les preguntamos ¿Más allá de la domesticación de los movimientos sociales, la influencia de grupos de izquierda en el juego parlamentario, ha dado algún resultado en términos revolucionarios o sólo ha abonado el camino para un sin fin de traiciones, de tumbas (como el caso dela UP)  y de dádivas al juego de la democracia burguesa?

Es claro que cuando el sistema, hoy en día enmarcado en este megaproyecto económico, da el brazo a torcer o hace alguna mejora significativa para la población lo hace o bien por presión social ( estos fenómenos sobrepasa con creses la opción parlamentaria) o bien por que detrás de ese benéfico de esas libertades viene un interés de clase.

Este análisis no parte de una falta de reconocimiento ya que como todo fenómeno posee sus excepciones y hay que aceptar que ha habido algunas pocas personas que merecen respeto dentro del juego parlamentario (respeto no es sinónimo de compartir), este es un análisis estructural en términos de no ser un paliativo dentro del capitalismo sino su destructor. La democracia legitima la tiranía del capital.

Viendo el panorama, nos revindicamos como amigos entrañables de la utopía, ya que no creemos en el orden muerto y viciado hasta el tuétano, creemos en una construcción constante y horizontal sin intermediaciones innecesarias y signadas por jerarquías. Defendemos tanto la utopía como la revolución, la utopía no la observamos como algo negativo sino como algo que nos impulsa a ignorar, crear e ir hacia delante.

Esta claro que creemos en la utopia eso  no nos hace ilusos ni nos avergüenza, al contrario seguimos como prometeo robando el fuego, y con los pies puestos en la tierra somos capaces de afirmar que las urnas no son camino para la revolución, estas dos, urnas y revolución nunca pueden ir de la mano.

A finales  de octubre de 2.011 en Colombia va a haber dos fiestas de disfraces una el tradicional  Halloween  el día 31 y la otra las elecciones en 30 del mismo mes que cuentan  con disfraces menos innovadores. La mampostería pútrida del estado no puede alimentar otra cosa que sus cimientos, el mal mayor es seguir el juego, continuar la explotación, aplaudir este circo de payasos descoloridos y de pan añejo y roído.

Es necesidad nuestra y de los amigos de la revolución social acabar este espectáculo.Como se plasmó durante las revueltas griegas de diciembre de 2.008 en una pared de Atenas con letra anónima ” Lucha – Ruptura – Subversión la Historia se escribe con desobediencia”.

¡NO VOTAR!

¡CONSTRUIR DESDE ABAJO!

Atarka Rebel

Miembro del Grupo Anarquista Bifurcación

Bogota Colombia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: